El lenguaje es una de las herramientas más complejas e importantes del comercio internacional. Al igual que en cualquier negocio, los pequeños cambios en la redacción pueden tener un gran impacto en todos los aspectos de un acuerdo comercial. Las definiciones de palabras a menudo difieren de un sector a otro. Esto es especialmente cierto en el comercio mundial. Cuando estas frases tan fundamentales como “entrega” pueden tener un significado muy diferente en lo relativo a los negocio que al resto del mundo. Para que la terminología de los negocios sea eficaz, debe haber frases que signifiquen lo mismo en toda la industria. Esa es la razón principal por la que la Cámara Internacional de Comercio (ICC) creó los “INCOTERMS” en 1936.

Los INCOTERMS están diseñadas para crear un puente entre los diferentes miembros de la industria, actuando como un lenguaje uniforme que puedan utilizar. Cada INCOTERM se refiere a un tipo de acuerdo para la compra y el transporte de mercancías a nivel internacional. Hay 13 términos diferentes, cada uno de los cuales ayuda a lidiar con los usuarios de las diferentes situaciones que implican el movimiento de mercancías.
Un incoterm representa un término universal que define una transacción entre importador y exportador, de forma que ambas partes entiendan las tareas, costos, riesgos y responsabilidades, así como el manejo logístico y de transportación desde la salida del producto hasta la recepción por el país importador.

La CCI (Cámara de Comercio Internacional o ICC: International Chamber of Commerce) se ha encargado desde 1936 (con revisiones en 1945, 1953, 1967, 1976, 1980, 1990, 2000 y 2010) de la elaboración y actualización de estos términos, de acuerdo con los cambios que va experimentando el comercio internacional. Actualmente están en vigor los Incoterms 2010 (desde el 1 de enero de 2011), sin que ello signifique que los anteriores hayan dejado de poder usarse. De ahí, la necesidad de señalar el Incoterm y el año de la versión.