El queso es un alimento derivado de la leche que se obtiene de la coagulación de la misma.. Tres son los ingredientes fundamentales en la elaboración del queso:
Leche,
Cuajo,
Microorganismos ( que son los responsables de aportar las proteínas y grasas al queso)
.
El queso es un alimento de alto valor nutritivo y gastronómico, fácil de incluir en la alimentación. Su valor energético dependerá esencialmente de su contenido en grasas, las cuales dependerán también del tipo de leche con la que se elabora el queso (entera, semi o desnatada) y del contenido de suero: a mayor contenido de suero, menor contenido de grasas y nutrientes, y viceversa.
Es probable que la historia del queso se remonte 5.000 años atrás, cuando los pobladores de Asia Central y Oriente Próximo se dieron cuenta de que era posible almacenar y conservar la leche cuajada y agriada de forma natural, eliminando el suero y salándola. Más adelante, descubrieron que si el cuajado tenía lugar en el estómago de un animal, el resultado era una cuajada más flexible con una textura más consistente. Esta técnica se expandió hacia el oeste y el norte, llegando a Europa, donde la variedad de climas dio lugar a la gran cantidad de quesos que conocemos hoy en día.
Así fue como el arte de elaborar queso progresó en las diferentes zonas europeas, de siitnta manera y variando según el entorno, clima, materiales y mercados locales.

Los quesos se pueden clasificar
Según sea el proceso de elaboración:
• Fresco y blanco pasteurizado: el queso fresco es aquel que está listo para consumir tras el proceso de elaboración y el blanco pasterizado es el queso fresco cuyo coágulo se somete a pasterización y luego se lo comercializa.
• Afinado, madurado o fermentado: es aquel que luego de ser elaborado requiere mantenerse durante determinado tiempo (dependiendo del tipo de queso) a una temperatura y demás condiciones para que puedan generarse ciertos cambios físicos y/o químicos característicos y necesarios.

Según sea el contenido de grasa (%), sobre el extracto seco (sin agua)
• desnatado: contiene como mínimo 10% de grasa
• semidesnatado: con un contenido mínimo del 10% y un máximo del 25%
• semigraso: con un contenido mínimo del 25% y un máximo de 45%
• graso: contenido mínimo de grasa del 45% hasta un máximo del 60%
• extragraso: con un contenido mínimo del 60%

A nivel popular los quesos pueden clasificarse:
• por las bacterias que actúan en ellos (Roquefort, Cabrales)
• por su consistencia (blandos, semiduros, duros)
• por país:
o Francia: Brie, Camembert, Roquefort, Gruyere
o Italia: Mozzarella, Gorgonzola, Provolone, Parmesano
o Suiza: Emmental
o Holanda: Gouda, Edam
o Inglaterra: Cheddar, Stilton
o España: Manchego, Cabrales, Zamorano Burgos, Villalón, Tetilla, Mahon, Idiazabal…

Con todo esto queda claro que es el queso es uno de los alimentos que si nuestra salud nos lo permite, debemos incluir en nuestra dieta. Entra en nuestra despensa y conoce los quesos que desde Spanish Products te proponemos.