Para llevar una vida equilibrada además la importancia de los alimentos que ingieres, la actividad física forma un factor fundamental, no sólo para el cuerpo sino también para la mente.
Puedes practicar deporte de muchas formas, la elección es de cada persona y la intensidad de los mismos varía.
Entre los más agresivos y que conllevan más gasto de energía están los siguientes:
1. Correr. Quema alrededor 450 calorías .En ejecución también da un entrenamiento cardiorrespiratorio fantástico, brinda fuerza en las piernas y la resistencia se aprovechen al máximo, pero algunos de los beneficios se acumulan a la parte superior del cuerpo.
2. Natación. Quema alrededor de 360 calorías. Proporciona un excelente entrenamiento del cuerpo en general. La mejor manera de entrenamiento se basa en intervalos: nadar dos largos, recuperar el aliento y luego repetir.
4. Ciclismo. Quema entre 300 y 400 calorías dependiendo de la intensidad. Es un gran ejercicio cardiovascular, da fuerza y tonifica a piernas, abdomen y brazos. Muy recomendable dado que la bicicleta es la que soporta el peso y no el mismo cuerpo.
Hay otros que por el momento están más de moda como el patinaje. Patinando se queman cerca de 252 calorías y tiene la ventaja ejercitarse sin tensionar las articulaciones. Fortalece los muslos, pantorrillas, isquiotibiales y glúteos. Las vueltas permiten reforzar y tonificar los abdominales. Extendiendo los brazos, ayuda a equilibrar y también trabaja el deltoides, bíceps y tríceps.
Bailando se llegan a quemar entre 180 y 200 calorías dependiendo del ritmo. El más agitado, como el swing, da una sesión de ejercicios aeróbicos de intensidad moderada. Se desarrolla la flexibilidad, fuerza y resistencia.

Antes de practicar cualquiera de estas actividades asegúrate de que su práctica no conlleva ningún riesgo a tu salud. Asimismo, calienta bien, estírate, usa calzado adecuado y mantén un ritmo moderado para evitar lesiones.

deporte